¿Es el azúcar la droga más peligrosa de la modernidad?

Varias mamás me han hecho esta pregunta, ya que se han publicado artículos en diferente medios haciendo alusión a que el efecto adictivo del azúcar es peor que el de algunas drogas de uso ilegal como pueden ser la cocaína o la heroína. En este artículo intentaré explicar las conclusiones a las que han llegado diversas investigaciones teniendo en cuenta los sujetos de estudio y las condiciones de los mismos y los motivos fisiológicos, evolutivos y adaptativos por los cuales el azúcar podría generar dicha dependencia.

Hechos:

Varios estudios científicos realizados en ratas de laboratorio comprobaron que al privar diariamente de alimentos a un grupo de ratas y acto seguido exponerlas a una ingesta excesiva de glucosa (componente del azúcar de mesa) se podía alterar el sistema nervioso central y estimular los sistemas neuronales implicados en la dependencia de las drogas. Otro estudio analizó cuatro componentes implicados en la adición: “Atracones”, “abstinencia”, “deseo” y “sensibilización cruzada” y descubrió que los atracones de azúcar producían alteraciones neuroquímicas en el cerebro similares a los que produce el consumo de sustancias adictivas llegando a la conclusión de que bajo determinadas condiciones las ratas podían convertirse en azúcar dependientes.

saLimitaciones de estas investigaciones:

  • Los sujetos de estos estudios fueron ratas y no humanos por lo que no se pueden extrapolar categóricamente los resultados a los humanos sino inferir que en nuestra especie podrían producirse efectos similares.
  • En estas investigaciones el patrón de consumo del azúcar no es normal ya que se manipula la abstinencia y el exceso/atracones, por lo que no se puede concluir que un consumo escaso o moderado de azúcar en ausencia de ayuno provoque similares efectos.

Aprendizaje:


La evidencia ha demostrado que, bajo ciertas circunstancias, el azúcar consumida en exceso podría alterar el funcionamiento del SNC de forma similar a otras drogas generando dependencia a la misma. Estos hallazgos son muy valiosos y de mucha importancia como un argumento más a la hora de recomendar la reducción en el consumo de azúcares simples en la dieta.

La pregunta del millón: ¿Porqué el azúcar podría provocar esta dependencia?

La respuesta cerebral dependencia/adicción podría explicarse si analizamos la evolución del homo sapiens. En este sentidos, varios autores sugieren que la búsqueda de alimentos densamente energéticos y de rápida absorción en tiempos de escasez como los de la prehistoria, probablemente establecieron mecanismos de adicción ya que al encontrar dichos alimentos el consumo de los mismos era máximo, permitiendo la sobrevivencia en períodos prolongados de inanición.

Entonces, ¿Si mi hijo come azúcar actuará como un adicto?

images
No, pero este tipo de evidencia científica es de suma importancia para respaldar las hipótesis que plantean que el consumo de azúcares en exceso podría generar una dependencia no saludable. También presiona a los gobiernos para que se controle a la industria de los alimentos y se regule más la cantidad de azúcar añadida al igual que se regulan las sustancias ilegales consideradas adictivas. Es a su vez un llamado de atención a los padres para involucrarse más en la alimentación de sus hijos. De todos modos esto no quiere decir que debemos dejar de consumir cualquier alimento que contenga azúcares (monosacaridos y disacaridos)  ya que no debemos olvidar que la glucosa es especialmente importante para el cerebro como único combustible de las neuronas, que necesitan de un constante suministro porque no pueden almacenar glucosa. Pero es importantísimo controlar la ingesta de alimentos dulces y tratar de elegir aquellos que contienen estas sustancia de manera natural (leche, frutas, etc) por sobre los alimentos refinados y procesados a los que se le agregan grandes cantidades de azúcares para hacerlos más sabrosos, duraderos y atractivos.

La actual recomendación de la OMS del año 2002, es que el consumo de azúcares simples de la dieta represente menos del 10% de la ingesta calórica total diaria. Sin embargo, el nuevo proyecto de directrices además de mantener la actual recomendación, sugiere que si la ingesta calórica total diaria se reduce a menos del 5% se obtendrán numerosos beneficios adicionales para la salud de las personas. Un 5% de la ingesta calórica total equivale a unos 25 gramos (aproximadamente 6 cucharadas de café) de azúcar al día para un adulto con un peso normal para su estatura.

Si te gustó mi artículo te pido que me ayudes a difundirlo para que junt@s podamos concientizar a muchos padres y así lograr que más niños adquieran una alimentación saludable y mejor calidad de vida! Tus comentarios y aportes siempre son de gran ayuda y estímulo.

Leave a Reply