Me Late Cacahuate: Alimentción Complementaria

Este mes que pasó comencé a vender mantequilla de cacahuate casera en los Eco Markets de mi barrio. Una amiga se enteró y entonces compartió conmigo un artículo publicado el mes pasado en ‘The New England Journal of Medicine’ que habla acerca de un cambio de paradigmas en cuanto a la introducción del cacahuate en la alimentación del niño durante su primer año de vida y su relación con el desarrollo de alergia a este alimento.

Es bien sabido que las alergias al huevo, la leche de vaca y el cacahuate son las más comunes durante la infancia pero lo que no todas las mamás deben saber es que la prevalencia para la alergia al cacahuate entre los niños occidentales se ha elevado bastante durante las últimas décadas y aunque es menos común que las otras dos es la que más  se asocia con reacciones alérgicas severas.

En el estudio que me compartió mi amiga “Randomized Trial of Peanut Consumption in Infants at Risk for Peanut Allergy” centenares de bebés Británicos entre 4 y 11 meses de edad y con elevado riesgo de padecer alergia al cacahuete fueron asignados de manera aleatoria en dos grupos: En el primero eran alimentados regularmente con alimentos a base de cacahuate y en el segundo se evitaba su consumo por completo. Cuando los niños cumplieron 5 años se le realizo un nuevo test para detectar si habían desarrollado alergia al cacahuete y para la sorpresa de los investigadores los resultados arrojaron que solo un 1.9% para de los niños que consumieron cacahuete habían desarrollado alergia a este alimento en contrapartida con un 13.7% en el grupo de los bebés que no lo consumieron.

La conclusión a la cual se llegaron fue que la introducción temprana de cacahuate en los menores de un año disminuye la frecuencia en el desarrollo de alergia a dicho alimento entre los niños en alto riesgo de desarrollarla y modula el sistema inmune en cuanto a la respuesta al consumo de cacahuate.

10996471_962954823717472_8163293973054544428_nPero como soy rebelde, curiosa y precavida y porqué el tamaño de la muestra no me pareció demasiado elevado para extrapolar resultados seguí investigando y entonces di con otro estudio publicado en el  año 2008  que incluye a más de 10.500 niños judíos en edad escolar de Israel y Gran Bretaña el cual demostró que la prevalencia de alergia al cacahuate en los niños Israelíes era solo una décima parte de la encontrada en los niños judíos de Gran Bretaña y que como esta diferencia no podía relacionarse con diferencias en cuanto a atopia, clase social, genética o alergenicidad y la mejor explicación a la cual pudieron llegar fue que los infantes Israelíes consumían grandes cantidades de proteína de cacahuate durante el primer año de vida mientras que los niños de UK lo evitaban por completo.

Con respecto a los lineamientos dietéticos, la Academia Americana de Pediatría lanzó en el año 2000 unas recomendaciones las cuales indicaban que se postergara el consumo de cacahuate en los niños con riesgo de desarrollar alergias hasta los 3 años de edad, pero en el año 2008 esta misma entidad luego de revisar las directrices y basándose en la falta de evidencia científica ya no recomienda más la demora en la introducción de alimentos alergénicos más allá de los cuatro a seis meses.

Es importante destacar que antes de ni siquiera empezar con la introducción del cacahuate en los bebés que formaban parte del estudio a estos se les realizaron test y pruebas para asegurarse de que no padecían alergia al cacahuate ya que para muchas personas un consumo aunque sea mínimo de este alimento puede ser una amenaza para su vida.

Si tu bebé ha tenido eczema o es alérgico al huevo o tiene historia familiar de alergias alimentarias te recomiendo que te pongas en contacto con un alergista especializado antes de introducir cacahuate en la dieta de tu hijo.

 

Leave a Reply